LOS 4 ELEMENTOS

se han conjugado una vez más para dar lugar a un resultado único.

image

LA TIERRA


De la tierra nace la vid y se nutre de ella para mimar las uvas que darán vida a un vino único después de años de trabajo.

De las profundidades de la tierra, nace también el diamante, su producto más excelso.


EL AIRE


El oxígeno es fundamental en el proceso natural por el cual la vid, con la ayuda del sol, puede transformar  la tierra en materia orgánica rica en energía, que ayudará a alimentar su fruto, la uva, la materia prima para cualquier gran vino.

image
image

EL AGUA


El agua orada y erosiona la piedra, como un paciente escultor que va tallando poco a poco el diamante.

Un portentoso proceso artístico natural que dura miles o incluso millones de años.


EL FUEGO


El fuego fundió el cristal para crear una botella única, el recipiente perfecto para un producto de riqueza inigualable.

El orfebre también se sirvió del fuego para fundir el oro y crear una pieza extraordinaria.

image